¿Excelente el plan, pero y el equipo que lo pondrá en marcha?

by Nicolas Vega Mora on septiembre 20, 2011

Share

Rompecabezas

Le adjudicamos demasiada importancia a la estrategia, al menos mucha más de la que adjudicamos a la selección del equipo que debe ponerla en marcha y lo más preocupante de todo es que no estamos suficientemente conscientes de ello. Soy de los que creo, que desde la óptica de la ecuación del éxito, la variable ejecución debe como mínimo tener el mismo peso, que la variable planeación.

Usted puede tener las mejores estrategias del mundo en su cabeza,  pero si no tiene a la gente correcta para ponerlas en marcha,  serán inútiles. La mejor gente no solo es la que le permite ejecutar las mejores estrategias, también es la que le permite crearlas.

Piénselo desde la óptica del fútbol. Se imagina a Pepe Guardiola (DT del Barcelona FC) dirigiendo a la selección de fútbol del Tibet? Por otro lado, cuando usted tiene a jugadores como a Messi, Xavi Hernandez o Andres Iniesta ¿No será más fácil crear mejores estrategias? Yo creo que sí. Aunque el ejemplo es exagerado y tal vez de pie a controversias (¿primero el huevo o la gallina?), la idea es que reconozca que seleccionar a la gente correcta debiera ser su tarea número uno como estratega, gerente,  líder o lo que sea que le corresponda.

Uno como estratega o gerente hace todo a través de la gente, pero si la gente que selecciona, no es la adecuada, su plan será irrelevante, inútil o inexistente. La cuestión de elegir gira más en torno al qué buscar en la gente que necesitamos que al quién necesitamos. Una vez el qué está totalmente en línea con las necesidades de la estrategia. Adelante, podrá elegir mejor al quién.

Para elegir a la gente deberíamos dejar a un lado los juicios precipitados; constantemente contratamos  motivados por una “intuición especial” y ese factor suele estar relacionado con nuestro ego y manera de relacionarnos socialmente. La belleza, hoja de vida, renombre, esa impresión que una persona en segundos puede generarnos. Revisemos si realmente estamos contratando a criterio del comportamiento que esperamos para cada día que trabaje con nosotros, que deba correr nuestros planes, ese comportamiento que es el que hace que las cosas funcionen a largo.

Contratamos a la gente supuestamente basados en la experiencia y al final salimos de ellos por su comportamiento. Trabajemos en detectar a toda costa como será su comportamiento y como ese comportamiento afectará nuestros planes.

Claudio Fernandez Aráoz es uno de los líderes que más respeto en este tema y suele ser una fuerte referencia para mi en la materia. Recomiendo su libro “Great People Decisions”.

Artículos relacionados

 

 

 

Print Friendly

Leave a Comment

 

Previous post:

Next post: