Adoptar un poco de ese caos para la innovación

by Nicolas Vega Mora on julio 19, 2011

Share
"Caos" "El caos y la innivación"

Imagen tomada de Iskrá

Algo que caracteriza a la empresa naciente, a la startup, es el caos. El caos en este caso no es otra cosa que la ausencia de todo lo que se supone es estructura y método en la empresa “madura y exitosa”, algo así como la forma que adopta cada emprendimiento para resolver su gran asunto.

El gran asunto motiva a unas cuantas personas a trabajar noche tras noche, sin comer bien, sin pensar en la viabilidad económica, sin pensar en las leyes, en si al jefe le gustará o si la empresa en la que trabajas respalda este tipo de ideas. Este caos es la relativa forma que adopta el querer materializar los sueños, que convierte el instinto y la obsesión, en ese gran asunto, esa gran idea, ese gran producto, uno que el día de mañana, revoluciona el mundo. Un Napster, la Imprenta, la bombilla, Twitter, etc.

Entonces, ¿Podrían las grandes empresas, adoptar un poco de ese caos para innovar?

Definitivamente si. Sin embargo, las compañías que han adoptado procesos y filosofías de trabajo, como el seis sigma, el lean enterprise o cualquier otro, han invertido un gran esfuerzo y recursos en organizarse para ser más productivas. Por tanto,  es obvio que van a querer proteger su cultura del caos.

Así que una manera de adoptar ese caos, podría ser la siguiente:

  1. Reunir a un grupo de “diferentes”: Aquellos que retan el status quo aportando buenas ideas y sobre todo que están en capacidad de ejecutarlas “prácticamente solos”. Es decir, que dejen un prototipo listo sin depender de la gran estructura. No el producto terminado perfecto, esto vendrá después.
  2. Alejarlos del status quo: No deben estar dentro del grupo principal, deben estar alejados de los métodos y las filosofías, de los jefes, los procesos y demás agentes contaminantes del caos, además  ellos tampoco deben contaminar al status quo.
  3. Pídales que se organicen: Al estilo de ellos, no al suyo.  Grupos de cuatro sería lo ideal invítelos a eso, esto dependerá del proyecto. Comprométalos a materializar algo concreto en fechas concretas.
  4. Prémielos: Por demostrar premisas y por el éxito, pero no castigue el fracaso, solo hágalo si no enseña nada.
  5. Regenere el grupo en el tiempo: Algunos querrán llevar sus proyectos “hijos” a un nivel muy superior al del prototipo, deje que se vayan e invite nuevos participantes.

 

Print Friendly

Leave a Comment

 

Previous post:

Next post: