La Parálisis de Decisión, Un Potente Enemigo Del Marketing y El Cambio

by Nicolas Vega Mora on noviembre 9, 2011

Share

paralisis de decision, ambiguedad

 

Limite la cantidad de opciones

Cuando usted entra a un restaurante y el mesero le entrega un menú con demasiadas opciones, usted entra en parálisis de decisión, simplemente no sabe que pedir, quisiera algo delicioso, pero leer todas esas opciones le agota de solo pensarlo, en conclusión elige el camino más fácil, el plato conocido, el de siempre,  o el de la foto provocativa, si la tiene. (con el sushi me pasa todo el tiempo). Barry Schwartz en su libro la paradoja de la elección dice; cuando tenemos demasiadas opciones nos sentimos agobiados, a más opciones, más debilidad a la hora de tomar decisiones, el individuo entra en parálisis de decisión.

Reduzca la ambigüedad

Cuando usted se hace un chequeo médico  y sus pruebas de sangre revelan que sus triglicéridos (ácidos grasos) están muy altos, por lo general su doctor hace cara de preocupación, le hace una buena lista de tareas y  le recomienda visitar a la nutricionista, la cual a su vez, le enseñará la pirámide de los alimentos,  100 recetas para bajar el consumo de grasas saturadas, bajar de peso haciendo ejercicio y la restricción de los alimentos o licores que usted ama, entre otras, casi todas tareas de sacrificio.

En Switch de los hermanos Heath, se cuenta la historia de los investigadores médicos Steve Booth-Butterfield y Bill Reger, Ellos estaban pensando en la forma de persuadir a la gente para que se alimentara saludablemente. Ellos tenían claro que podían lograrlo si el mensaje era totalmente claro, pero alimentarse de forma saludable, no era precisamente un mensaje claro, hay demasiadas posibilidades de hacerlo, son ilimitadas.

Estos investigadores se centraron en la leche, aunque esta es una gran fuente de calcio, es la principal fuente de grasas saturadas de la dieta estadounidense típica, su investigación les permitió concluir que si los estadounidenses cambiaban la leche entera por leche descremada o leche con 1% de grasa saturada, la dieta promedio alcanzaría los niveles de grasa saturadas recomendados por el departamento de agricultura de los Estados Unidos.

Como la gente compraba leche regularmente, no era necesario cambiar el hábito de la bebida, había que cambiar el hábito de la compra y básicamente concretaron el eje de la comunicación en “Compre leche con 1% de grasa saturada”. Por ejemplo, utilizaron un anuncio que evidenciaba el hecho de que un vaso de leche entera tenía la misma cantidad de grasa saturada que 5 tiras de tocino (tocineta – bacon). Lo anunciaron por radio, televisión y prensa en dos comunidades al oeste de Virginia durante 2 semanas. Antes de la campaña la cuota de mercado de la leche baja en grasa era del 18%, después de la campaña era del 41%, 6 meses después se mantenía al 35%.

 

 

 

 

Print Friendly

Leave a Comment

 

Previous post:

Next post: