Maldita sea el exceso de planeación sin buena ejecución

by Nicolas Vega Mora on agosto 4, 2011

Share
planner, planificación, planeación, planear

Planifique como y cuanto le antoje pero haga lo que sea necesario por que la ejecución funcione

Estudié administración de empresas, por tanto, me eduque bajo la idea de que para tener éxito TENIA que ser un muy buen planificador. Pareciera algo tonto, pero creo que las materias donde se hablaba de la ejecución y su importancia, o no les presté suficiente atención o no fueron relevantes dentro del pensum académico o quizas por la influencia, el ego y  la ambición concentre mi energia en la estrategia, la gerencia y la planificación y no le di el valor que merecia a la ejecución. Hoy veo las cosas de otro forma.

Después de haber planificado cientos de campañas y proyectos, de fundar un par de empresas y de haber reflexionado un poco con la ayuda de algunos éxitos y muchos fracasos, me atrevo a concluir sin duda alguna; las empresas se quiebran por malas ejecuciones, muy pocas veces a causa de estrategias poco inteligentes. 

Warren Buffet dijo que si para analizar la situación financiera de una compañía se necesitaba un computador, era mejor no invertir en ella. Napoleón decía que el arte de la guerra no requiere maniobras complicadas; las más simples y el sentido común son fundamentales. Decía que los generales se equivocaban porque trataban de pasarse de listos. El poder de lo simple. 

Si su exceso de planeación se traduce en una estrategia absolutamente sencilla de comunicar y el equipo ejecutor la entienda a la perfección, bien. Si el equipo de ejecución tiene la misma energia, fe, aspiración, necesidad y deseo para ejecutarla, que usted al planificar, producto del contundente entendimiento de la misma, bien, pero  si usted no cuenta con la energia para velar, inspirar y participar activamente en pro de que la ejecución sea tan “brillante” como la planificación, lo anterior le servirá de poco. Por más presidente de la república que sea, hay que meterse en el corazón de la ejecución, si quiere que las cosas salgan bien.

No me considero nadie en especial, simplemente he aprendido a golpes a entender que una magnifica ejecución hace parecer excelente una planificación simple, muchas veces basada en el sentido común.

En mi trabajo como planner veo a diario como las campañas que mejor funcionan, son aquellas que están en manos de personas buenas, comprometidas, inteligentes, capaces, con actitud y concentradas en el objetivo entendido, procesado  y acordado entre las partes, no aquellas donde la presentación es brillante y el planner se olvido por completo del tema.

Con respeto y sin la más mínima intensión de discriminar, me gusta expresar coloquialmente “mucho cacique y poco indio” al tipo de proyecto para el que hoy siento que será un fracaso, figuración clara del desequilibrio respecto a una formula de trabajo funcional.

 

Print Friendly

{ 1 comment… read it below or add one }

Ydania septiembre 21, 2013 a las 4:52 PM

Me parece estupendo este comentario. Gracias por compartirlo

Responder

Leave a Comment

 

Previous post:

Next post: