Experiencias online que generen valor

by Nicolas Vega Mora on junio 10, 2011

Share

De poco sirve que sus esfuerzos en medios,  social media, branding, SEO o Email marketing, logren atraer tráfico calificado a su sitio por cantidades, si al llegar a éste los usuarios desean salirse de allí cuanto antes. Las tasas de rebote altas o los promedios de tiempo por usuario en el sitio bajos, evidencian la necesidad de rediseñar una experiencia del consumidor que pueda traducirse en un ROI saludable o al menos en un branding efectivo.

Bajo una óptica general, rediseñar la experiencia del consumidor puede abordarse bajo tres conceptos fundamentales:

  • Priorización: El diseño de un sitio que claramente propone una jerarquía de contenidos, va a permitir que el usuario se concentre en la propuesta de valor que usted desea.  La priorización comienza con tener los objetivos del sitio totalmente claros y establecer entorno ellos, una arquitercura de sitio coherente, sin embargo en su capa más externa, puede resolver  con tamaño, color y ubicación de los elementos visuales, el recorrido visual que desea siga el usuario.
  • Persuación: El siguiente reto consiste en definir una propuesta única de valor contundente que responda a un perfil de usuario tan específico como sea posible. La propuesta de valor debe y especialmente el call to action debe responder a preguntas como ¿Por qué debo realizar esta acción? ¿Qué recibiré a cambio? Una propuesta de valor, que esté en línea con el argumento que haya atraído al usuario al sitio,  va a tener más probabilidades de éxito de convertir la acción que usted desea. Si el usuario buscó a través de Google guantes para motos y usted le presenta guantes para boxeo, por el hecho de compartir el termino guantes, que cree que va a suceder.
  • Usabilidad: Un usuario debe sentirse confiado de poder navegar su sitio con plena comodidad ¿Dónde están las cosas que busco? ¿Cómo llego a éste producto? siguen siendo preguntas comunes que destruyen la experiencia de un usuario. La estética debe estar a merced de la usabilidad. De nada sirve el sitio más hermoso, si para el usuario es inútil. Por otro lado los usuarios deben poder percibir que cualquier acción que se les invite a realizar, es simple y confiable.

Si los conceptos anteriores le parecen intangibles, permítame presentarle un ejemplo con sitios de telefonía celular:

Saque sus propias conclusiones.

Print Friendly

Leave a Comment

 

Previous post:

Next post: